En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas.

Más información

aceptar
¡Contacte con nosotros en WhatsApp!
TUS ALFOMBRAS DE LANA IMPECABLES

TUS ALFOMBRAS DE LANA IMPECABLES

Si eres una de esas muchas personas que tienen alfombras de lana, felicidades. Pocos elementos decorativos, como las alfombras de lana, visten tanto una casa. Su belleza está al nivel de exigencia que demandan para mantenerlas en perfecto estado, sólo así nos pueden proporcionar ese ambiente elegante y bello que sólo ellas hacen posible.

Por todo ello, déjanos ayudarte, te vamos a dar una serie de buenos consejos que te servirán para disfrutarlas durante muchos años, como si del primer día se tratase.

Antes de nada, cuando tu alfombra esté sucia, lo primero que debes hacer es sacudirla en el exterior, cuélgala y golpéala con un palo o una raqueta de tenis para eliminar el polvo o arenilla que pueda tener. Una vez eliminado el polvo u otros residuos, procederemos a un lavado en profundidad utilizando agua fría, jabón, y una excelente esponja, que nos permitirá llegar hasta el último punto de la alfombra.Bien jabonada toda ella, procederemos a enjuagarla con abundante agua con el fin de eliminar todos los restos de jabón, ya que de no hacerlo, el jabón no eliminado dañara con el paso del tiempo nuestra hermosa alfombra.

Perfectamente lavada y enjuagada, procederemos a su secado al aire libre, el sol nos ayudará a eliminar el resto de ácaros y otros gérmenes que hayan podido sobrevivir al propio lavado. Como bien sabes, tu alfombra no debe estar expuesta a un sol tórrido, lo ideal es que unos suaves rayos del astro solar vayan secándola sin dañar su colorido y textura. Este proceso así realizado alargará el tiempo de secado, pero con ello evitaremos el deterioro de la propia alfombra. Dado el grosor de tu alfombra, el secado lo debes hacer por las dos caras, iniciando el mismo por el lado de la lana o dicho de otro modo, por el lado bonito.

Realizadas todas estas labores, tu alfombra ya está lista para ser colocada en su sitio habitual. Una vez colocada, sométela a un aspirado general con lo que suavizaras la lana y la peinaras de tal modo que tu alfombra de siempre te mostrará como el primer día toda su hermosura y colorido.

Las mejores recomendaciones para la ropa y el textil del hogar.

Mary Moulek marymoulek@gmail.com
Etiquetas: Alfombra