En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas.

Más información

aceptar
¿CÓMO LAVAR LAS SÁBANAS Y ROPITA DE NUESTRO BEBÉ?

¿CÓMO LAVAR LAS SÁBANAS Y ROPITA DE NUESTRO BEBÉ?

El lavado de la ropita de nuestro bebé no es una tarea sencilla pero sí muy reconfortante. Ante todo hemos de tener en cuenta que la piel de nuestro bebé es muy delicada, especialmente las primeras semanas de su vida y, por ello, a la hora de lavar sus sábanas o ropita hemos de tomar las máximas preocupaciones tanto en el cómo lavarlas, en dónde lavarlas y con qué lavarlas. Como norma general:

  1. Siempre las lavaremos separadas de la del resto de miembros de la familia.
  2. Definiremos si las lavamos a mano o en máquina lavadora. Mi consejo y experiencia es que tu bebé se merece que sus prendas sean lavadas a mano, con el mimo y cariño que sólo tú sabes darle, seguro que este hecho te proporcionará una satisfacción especial, además de un recuerdo imborrable en tu vida.
  3. Seleccionaremos con sumo cuidado el detergente a utilizar, uno neutro es lo más adecuado. Hoy en el mercado existen ya detergentes especiales para bebés.

Una vez dicho todo esto, te vamos a recomendar una serie de consejos muy útiles.

Todas las prendas nuevas, incluidas sábanas y prendas de cama de tu bebe, deben ser lavadas antes de utilizarlas, sólo así te evitaras sorpresas, además de reacciones cutáneas…etc. ¡Ojo!, antes de lavarlas fíjate en las instrucciones de lavado que indica el fabricante.

La elección del detergente es fundamental, lo ideal es un detergente neutro. Evita, a toda costa, suavizantes, quitamanchas y lejías.

Acostúmbrate, antes del lavado de las prendas, ponerlas a remojo con el detergente que hayas escogido. Esta acción te permitirá que la suciedad pueda eliminarse con mayor facilidad.

Como hemos dicho, puedes realizar el lavado a mano o en lavadora. Lo aconsejable es lavarlas a mano y si así lo hacemos utilizaremos agua tibia, prestando especial atención al aclarado de la prenda con el fin de evitar que puedan quedar restos de detergente. Si por el contrario, decides utilizar la lavadora, selecciona el programa de tejidos más delicados con doble programa de aclarado. Finalmente una vez lavadas las prendas, lo ideal, es secarlas al aire libre sin exponerlas a un sol excesivo que pueda dañarlas. Una vez secas procederemos a un ligero planchado evitando las altas temperaturas.

Los mejores consejos para la ropa y el textil del hogar.

Mary Moulek marymoulek@gmail.com
Etiquetas: Bebé / infantil